Inbound (estrategia de contenidos)

Storytelling para impulsar tus ventas

Photo by Dmitry Ratushny on Unsplash

 

Cada negocio, independientemente del tamaño o la industria a la que pertenece, tiene una visión, historia y objetivos que alcanzar. No hay nadie que sepa todo esto mejor que los propietarios de la empresa, pero ¿cómo transmitirselo a los clientes?

Contar tu historia es lo que ayudará a tus clientes a identificarse con tu marca y determinará la diferencia entre solo vender o inspirar con un producto o servicio.

El marketing digital ha dejado atrás los días en que se centraba en lanzar el mismo mensaje implacablemente a los usuarios, una y otra vez, hasta que les taladraba el cerebro. El marketing ya no se trata de las cosas que haces, sino de las historias que cuentas.

¿Por qué contar historias?

Las historias cautivadoras provocan la liberación de oxitocina en nuestros cerebros, lo que puede aumentar la confianza hacia una situación y un narrador al mismo tiempo. Las historias también provocan emoción, y las respuestas emocionales pueden tener una mayor influencia en la intención de compra que el contenido real de un anuncio.

Dile a las personas quién eres, qué representas y por qué existes. Aunque es muy probable que tu historia esté vinculada a tu producto, lo más importante es lograr que los clientes te presten atención. Tu objetivo debe ser que lo busquen voluntariamente, en lugar de “obligarlos” a leer, escuchar o ver tu mensaje.

 

¿Cómo contar historias?

  • Simplifica los mensajes complejos: ¿cómo puede captar la atención de un usuario en unos segundos? Con el entorno acelerado en el que viven, ¡tienes una oportunidad muy, muy limitada para expresar tu idea! Las historias brindan una forma de esquivar esta barrera, haciendo que el concepto llegue a las personas.
  • Captar: ¡Mantén al lector enganchado! ¿Qué pasará después?
  • Estructura bien: transmite el mensaje central claramente definido, ayudando a los lectores a asimilarlo.
  • Fomenta un sentido de comunidad: desarrolla un cuento que inspire a los lectores a compartir tu historia con otros mediante el empleo de situaciones y personajes identificables.
  • Inspirar: tus personajes deben completar con éxito cualquier tarea, para que nuestros lectores quieran hacer lo mismo.

 

El viaje del héroe

Adopta la clásica técnica de narración que había frenado el paso del tiempo: el viaje del héroe. Desarrollado en 1949 por Joseph Campbell, fue adoptado de inmediato en todo el mundo, de esta manera se define cómo el personaje principal a través de una serie específica de eventos logra abordar su potencial heróico interno y cambiar su mundo para siempre.

Dado que los consumidores prefieren descubrir los productos por sí mismos en lugar de verse inundados por anuncios y debido a un aumento del escepticismo con respecto a los mensajes comerciales, los vendedores permiten que los clientes se pongan en los zapatos del héroe, creando así un vínculo emocional entre la marca y sus usuarios, lo que hace que quieran volver, una y otra vez.

 

  • Conoce a tu audiencia. Cuando las ventas de Old Spice se desplomaron, respondieron creando una serie de comerciales secundarios, dirigidos no a hombres … sino a mujeres. ¿Cómo podría ser esto, ya que venden productos masculinos? Después de múltiples encuestas, la marca había descubierto que eran ellas quien generalmente compraban el champú de su pareja. O toma Gillette, por ejemplo: al dirigirse a los padres que reciben a los recién nacidos en sus hogares, la marca ha creado un movimiento que impulsó sus ventas, al consolidar una comunidad que ve que la marca se preocupa por las personas.

 

  • Establece tu CTA: piensa en qué acción te gustaría que tu audiencia tome cuando reciba tu mensaje. ¿Deberían suscribirse a un boletín informativo, comprar un artículo, donar a una causa benéfica?

 

  • Optimiza tus experiencias digitales con las pruebas A/B: ofrece a tus usuarios nada más que lo mejor y observa cómo se amortiza el costo a largo plazo.

 

  • Haz de tu producto el compañero, no el héroe. El cliente no quiere que tu marca domine su vida. El cliente quiere que lo ayude a alcanzar sus objetivos. Al presentar tu producto como algo que ayudará a las personas en su vida diaria, tendrán más incentivos para comprarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.